Hace tanto tiempo...

Hace tanto tiempo que no me sentaba delante del ordenador
para compartir mis pequeñas cosas,
hace tanto tiempo... tanto tiempo...
que ya casi no me acuerdo de como funciona el blog pero...
creo que a partir de ahora no dejaré pasar tanto tiempo.

Han pasado muchas cosas en mi vida,
tantas... que ha dado un gran vuelco
que apenas la reconozco,
creo que todavía necesitaré mucho tiempo hasta que me adapte a ella.

Por un lado el cambio de ciudad, con lo que eso conlleva,
pasar de un pueblo pequeño a una ciudad,
dar mil vueltas por calles que no conoces para que al pasar por ellas te vayan "sonando",
no saber donde poder comprar una tela o una simple barra de pan,
conocer el nuevo barrio,
aprender la dinámica de la ciudad, del tráfico,...

Os cuento una anécdota: hace unos días tenía que ir un lugar al que jamás había ido, me empezaron a dar indicaciones de cómo llegar y según me estaban explicando, estaba pensando " estoy cansada de conocer sitios nuevos".
Mi cabeza es un hervidero de nueva información y fue como si no quisiera que entrara más, incluso me enfadaba conmigo misma.

Mi siguiente hándicap: el cambio de casa,
pasar de una casa grande a un piso mediano,
acomodarte a todo: espacio, muebles, lencería del hogar, electrodomésticos,...
intentar poner detalles que resalten la personalidad
de cada uno de los miembros de nuestra familia,
detalles para empezar a crear hogar.

Ir a un sitio extraño en el que no conoces a nadie es muy duro
ya que la mayoría de las personas tenemos nuestro círculo cerrado de amigos, conocidos,.. y ese círculo es difícil de sobrepasar,
y más pasando de un pueblo, en el que conoces a todo el mundo
a un sitio en el que las personas suelen ser anónimas,
así que toca empezar poco a poco a conocer gente nueva:
vecinos, las mamás del colegio, las compañeras de costura,...
Afortunadamente he de decir que he sentido una buena acogida allá por donde voy.

Añoranzas... muchas: el pueblo, la casa, los horarios, la familia que tanto echamos de menos, los amigos,...
pero este no es momento de añorar sino de lo más importante:


NUEVAS ILUSIONES 

Ilusión por pensar cada día qué se puede mejorar en nuestro hogar.

Ilusión porque el niño se adapte al nuevo colegio, a los horarios, a sus nuevos compañeros, a la casa, al barrio,...

Ilusión por reorganizarme y adaptarme a un sitio nuevo: aprovechar bien mi tiempo, rutinas, actividades que me puedan interesar, conocer la ciudad, saber por donde pillo menos tráfico o donde hacer la compra,...

Ilusión porque llegue el fin de semana y volver al pueblo a ver a la familia y a los amigos.

Y sobre todo ... Ilusión porque todo vaya bien,
porque nuestra nueva vida nos de alegrías.


4 comentarios:

  1. Hola Maria José ,no es de extrañar el tiempo que llevas fuera ,un cambio de casa y todo lo que conlleva eso ,madre mía ,menuda faena !!!!!!!
    Espero que ya estés instalada y hayas hecho amigas !!!!!!esperamos ver cositas nuevas .
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya instalada y con ganas de volver a la normalidad. Muchisimas gracias por todo.

      Eliminar
  2. Todo lleva su tiempo, así que te irás integrando poco a poco. Esperamos ver tus trabajos pronto. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Me alegra verte por aqui. Y aunque se de lo que estás hablando,he tenido que hacer muchos cambios,desde mi experiencia te digo que es lo mas enriquecedor que me ha pasado.
    Besos.
    Chary :)

    ResponderEliminar

Dime lo que desees con respeto y sin molestar a nadie. Muchas gracias.

Detalles de Primera Comunión

Estos días atrás recibieron su Primera Comunión unos niños muy especiales para mí  y me tocó hacer los detallitos para las invitadas. ...